El momento de emprender

Somos felices de tirar hacia adelante con nuestro sueño. Y eso ha implicado decir que no a otros proyectos o rechazar oportunidades que siempre habíamos querido. Pero Artitis, que apenas hace un año levantó sus cimientos, nos ha robado el corazón. Nos hemos superado a nosotros mismos, y la realización que sientes cuando hay otras personas que se interesan por algo que TÚ has creado… eso chic@s, no tiene descripción.

Además, ahora uno de los dos saca tiempo para poder estar con la peque cuando está enferma, o la podemos llevar o buscar a la escuela. Eso, tampoco tiene descripción, ni lo cambiamos por nada en el mundo.

Pero de momento, eso es lo único bueno que hemos encontrado… Nos hemos metido en un mundo desconocido, hemos pasado muchas, muchas noches sin dormir, muchos fines de semana trabajando para poder sacar esos paquetes urgentes antes de Navidad. Muchos momentos en los que hemos tenido que dejar a nuestra hija “de lado” para priorizar el trabajo. Y eso, eso tampoco tiene descripción. Y eso sí lo queremos cambiar. Porque para nosotros, la familia es lo primero. Y no queremos que pasen los años y darnos cuenta demasiado tarde de lo que nos hemos perdido por el camino.

Hemos tenido que formarnos. Una maestra, y un mecánico. ¿Qué pintamos montando una empresa de productos personalizados? Ya os podéis imaginar la candidad de podcasts, formaciones de emprendedores y networkings que hemos tenido que hacer para ponernos al día o entender mínimamente el significado y las consecuencias de emprender.

Hemos visto cómo otras empresas más grandes (y otras más pequeñas) nos han robado nuestros diseños e ideas. Sin escrúpulos. Y sin intención de retirar los productos.

Hemos conocido a mucha gente. Personas bonicas que sólo saben facilitarte el camino ayudándote de la mejor manera. Personas que te han adoptado en su círculo de emprendedores, personas con las que has creado una red, personas que nunca hubiéramos conocido si no hubiéramos sido capaces de dar algunos pasos hacia adelante.

Ha sido un año lleno de lecciones y aprendizajes. Del mayor estrés de nuestras vidas pero de la mayor satisfacción laboral experimentada nunca. “Después de tantas carreras, de verdad queréis dedicaros a eso? Eso no da para dos sueldos, ¡ni uno! Quién va a comprar cosas personalizadas por Internet sin haberlas visto antes en persona?”. Nos hacen muchos comentarios y, evidentemente, tenemos muchos miedos. Pero si no probamos ahora, ¿cuándo lo haremos? De aquí a que nos jubilemos, nos falta aún ¡media vida! Creemos que ya habrá tiempo de recular y buscar otro trabajo si éste no funciona. ¿No crees? Somos demasiado jóvenes como para vivir anclados en el pasado o sin apostar por nuevas aventuras.

Con éste post abrimos el apartado de “Política de sinceridad”.

Nuestra intención es ser realistas, sinceros y dar nuestro punto de vista sobre algunas cosas. Y si tienes alguna recomendación… ¡no dudes en dejarnos un comentario! 🙂

Gracias por estar aquí,

/ARTITIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *